adicciones                                                                                        Farmasalud
BUENOS RESULTADOS EN VALENCIA DE UN TRATAMIENTO ALTERNATIVO A LA METADONA
                  2017  visitas
 

Los pacientes tratados con buprenorfina/naloxona, tratamiento alternativo a la metadona, que está empleándose en la Comunidad Valenciana desde hace tres años, refieren que “ahora no se encuentran embotados”.

 

 

“Mi experiencia con la buprenorfina/naloxona es gratamente positiva y ha superado las expectativas que tenía con el fármaco. Puedo ofrecer una alternativa terapéutica válida a pacientes integrados o a aquellos que, por uno u otro motivo, no se encontraban confortables con otros tratamientos debido a los efectos secundarios que les generaban; en concreto, quiero decir eso que los pacientes refieren como “ahora no me encuentro embotado”. Así lo ha manifestado la Dra. Amparo Sánchez. El grado de satisfacción de sus pacientes es tal, que consigue una adherencia a la terapia de un 90% a los 12 meses, y cada vez es mayor el número de dependientes que solicitan el tratamiento.

Si tenemos en cuenta que cerca de una cuarta parte de los pacientes abandona el tratamiento con metadona, la Dra. Orengo considera importante que existan alternativas terapéuticas “porque facilitan el tratamiento y mejoran la adherencia y los resultados.” En su opinión, “la ventaja social que comporta el fármaco -el fácil acceso por su dispensación en farmacias- conlleva menos abandonos del tratamiento.”

La buprenorfina/naloxona es un fármaco autorizado, acreditado por evidencia científica de seguridad y eficacia procedente de ensayos clínicos y de su larga utilización en la práctica clínica de otros países donde se comercializó antes que en España. De hecho, ambas Doctoras destacan “el buen perfil de seguridad que ofrece el fármaco, al reducir el riesgo de sobredosis y el potencial de abuso y/o uso inadecuado” (Ref. 3,4,5,6) como una de las características más relevantes del tratamiento. Asimismo, otros aspectos primordiales del programa son, según la Dra. Orengo, “la buena tolerabilidad y su dispensación en farmacias”. Por su parte, la Dra. Orengo refiere que ha observado “una mejora de la cognición y de la afectividad de los pacientes en general y de aquellos que presentan patología dual, en particular.” (Ref. 7)

Alta proporción de pacientes con patología dual.

Según el estudio PROTEUS (Ref. 8), alrededor de 7 de cada 10 pacientes en España presentan otros trastornos psiquiátricos añadidos a su dependencia; conforman una elevada proporción de pacientes con patología dual (coexistencia de trastornos adictivos con otros trastornos mentales). La confirmación de estas cifras en Valencia proviene, según nos explica la Dra. Sánchez, de los datos preliminares obtenidos en “las entrevistas de cribado de diagnóstico dual (ECDD) realizadas en la UCA de Paterna”, que muestran la existencia de un 71,2% de patología dual. En la UCA Grao, la Dra. Orengo refiere un 73,7% de pacientes con esta patología.

Tales pacientes son de difícil manejo, y presentan una gravedad médica y psiquiátrica importante. Para muchos de ellos, la buprenorfina/naloxona está perfilándose como el tratamiento de elección porque, según la Dra. Sánchez, “se observa una estabilización de los trastornos afectivos, lo que proporciona al paciente un equilibrio emocional y cognitivo que le permite restablecer las relaciones sociales y le posibilita una mayor inserción laboral y social.” (Ref. 2)

Buprenorfina/naloxona: una buena alternativa terapéutica.

La Dra. Orengo indica que “evitar los principales retos en los tratamientos habituales, -como son el prejuicio social, el abuso, desvío y consumo de otras sustancias y los abandonos de tratamiento-” son algunos de los obstáculos a los que se enfrentan los Profesionales Sanitarios que atienden a los dependientes de opiáceos. Por este motivo, “conseguir un tratamiento accesible y bien tolerado que el paciente mantenga en el tiempo para prevenir recaídas en el consumo” es un desafío para ellos.

En este sentido, esta terapia se perfila como una buena alternativa terapéutica. Además del perfil de seguridad ya mencionado, ambas Doctoras están observando “una mejora del rendimiento cognitivo y de la disfunción sexual, y menos interacciones farmacológicas en pacientes polimedicados, lo que facilita su tratamiento.” (Ref. 2,9,10,11,12)

Otra característica a considerar, señala la Dra. Orengo, es que permite una “dispensación normalizada en farmacias, como cualquier otro fármaco.” De hecho, “junto con las características farmacológicas del tratamiento”, lo que más motivó a la Dra. Sánchez para comenzar a utilizar esta alternativa terapéutica fue “la posibilidad de evitar que el paciente adicto a la heroína tuviera que acudir a recoger sus dosis semanales en un punto de administración.” Todo ello incide positivamente en el proceso de recuperación y en la mejora de la calidad de vida, por lo que se facilita el encauzamiento social del paciente.

En cuanto al perfil del paciente, la Dra. Sánchez considera que la buprenorfina/naloxona es un buen programa alternativo a la metadona, aunque ésta siga siendo fundamental para el tratamiento de pacientes dependientes de opioides. En su opinión, la buprenorfina/naloxona tiene un perfil determinado de pacientes entre los que incluiría a: “nuevos consumidores; pacientes integrados socio-laboralmente; pacientes cansados de la metadona y que presentan recaídas frecuentes por la insatisfacción que les produce; pacientes con patología dual afectiva; pacientes con disfunción sexual debida a la metadona...” La Dra. Orengo incluye, asimismo, a los “pacientes polimedicados y a aquellos que padecen alteraciones cardiacas.” Es importante señalar que esta sustancia es, también, muy beneficiosa para los pacientes en tratamiento con antirretrovirales; los policonsumidores con riesgo de depresión respiratoria y los que manejan maquinaria pesada, conducen vehículos o viajan al extranjero. (Ref. 2,9,13,14,15)

Sobre la Buprenorfina/Naloxona

Es un fármaco compuesto por buprenorfina -un agonista parcial de opiáceos- que controla la ansiedad y los síntomas del síndrome de abstinencia, y naloxona -un antagonista de opiáceos- que disuade del uso por vía intravenosa y del desvío al mercado negro. La buprenorfina/naloxona puede distribuirse en farmacias, como cualquier otro medicamento, lo que facilita el acceso y contribuye a la reinserción social.

Reckitt Benckiser Pharmaceuticals