sexología-clínica                                                                                        Farmasalud
La mujer reclusa deja la sexualidad en un segundo plano
                  1610  visitas
 
Entre las conclusiones de una investigación efectuada en el Centro Penitenciario de mujeres de Barcelona (Wad-Ras), la sexóloga y psicóloga Ester Mullera destaca que “la sexualidad en la cárcel queda apresada y apagada, en un segundo plano”. Asimismo, “la mujer reclusa sufre un deterioro de sus emociones, siendo un ataque directo a su autoestima y a su autoconcepto”, ha explicado durante la conferencia “Una sexualidad encarcelada”, organizada por la Sociedad Catalana de Sexología de la Academia de Ciencias Médicas y de la Salud de Cataluña y de Baleares.   

Por otro lado, durante su investigación, Mullera ha podido constatar que “hay una falta de educación sexual por parte de todas les reclusas” y “una necesidad de hablar con una persona desconocida que le proporcione un espacio donde poder dejar de fingir que está bien”.


Entre los objetivos de la investigación, que se realizó entre mujeres rondando la treintena y “procedentes de entornos con un alto riesgo social, entornos familiares desestructurados y historias de vida relacionadas con la delincuencia”, se encontraba el “descubrir cuál era el nivel educativo de les reclusas en el tema de la sexualidad; identificar qué emoción o qué vivencia les reportaba hablar de sexualidad y indagar si la falta de espacio producía una falta de intimidad”. 

Ester Mullera