noticias                                                                                        Farmasalud
Las farmacias valencianas informarán sobre cómo conciliar el sueño de forma natural
                  1833  visitas
 

Las farmacias valencianas se han unido a la campaña Duerme de forma natural, puesta en marcha por el Centro de Investigación de Fitoterapia (INFITO), para combatir el insomnio de manera ocasional. Especialistas en fitoterapia recorrerán las farmacias de la comunidad para ayudar a los farmacéuticos a recomendar las plantas medicinales más adecuadas para cada persona y ofrecerán consejos a la población sobre cómo conciliar el sueño. Además, en el blog http://www.insomnio.edu.es, en el que participa la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), se contestarán las preguntas de pacientes y profesionales de la salud relacionadas con este trastorno.

 

Más de siete de cada diez valencianos admiten preferir un preparado farmacéutico de origen natural para ayudarles a dormir antes que uno de origen sintético (químico), según datos de INFITO. “Las plantas medicinales de venta en farmacias como la Amapola de California, la Pasiflora y la Valeriana  pueden ayudar a combatir el insomnio sin los efectos secundarios causados por los psicofármacos, como la falta de concentración y atención o la somnolencia diurna”, según Mª José Forner, consultora de INFITO en la Comunidad Valenciana. Sin embargo, "es importante que sean preparados que se adquieran en la farmacia, donde nos aseguran un control de calidad y eficacia, además de otras informaciones de interés para el paciente", advierte.

 

La Amapola de California, en concreto, "resulta muy eficaz para aliviar la ansiedad y conciliar el sueño" y la Pasiflora "es capaz de prolongar las fases del sueño profundo y evitar los despertares nocturnos", destaca esta especialista.

 

Internet priva del sueño

Los datos aportados por INFITO revelan que uno de cada cinco valencianos se acuesta cada vez más tarde debido al ordenador, la televisión o por nerviosismo.  4 de cada 10 se queda viendo Internet, frente a poco más de un tercio en el caso de la televisión, según una encuesta realizada por INFITO. "Cada vez es más habitual irse a la cama con la tablet o el móvil, lo que acorta las horas de sueño e influye en su calidad. Es importante desconectar de todo aquello que pueda excitar nuestros sentidos al menos dos horas antes de acostarse", explica la doctora Peraita Adrados.

 

Otro causante del insomnio es la ansiedad, segunda causa de incapacidad temporal en España, según un estudio realizado por el Hospital Universitario La Fe de Valencia y publicado en el número de febrero de la Revista Española de Salud Pública. La crisis económica también quita el sueño. De hecho, los problemas económicos y laborales son las principales causas de insomnio para un tercio de los encuestados. Mientras que los problemas familiares no dejan dormir a 4 de cada 10 adultos.

 

Evitar los efectos de los ansiolíticos

Se calcula que más de un tercio de los adultos ha utilizado alguna vez un ansiolítico para dormir, y de ellos cerca de una cuarta parte dice haber sufrido algún efecto secundario, como dificultad de concentración, dependencia y somnolencia diurna, según la encuesta. "Estos efectos secundarios que provocan el consumo continuado de hipnóticos están relacionados con un mayor riesgo de accidentes laborales y de tráfico y un importante absentismo laboral", advierte la doctora Rosa Peraita Adrados, de la Unidad de Sueño del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid.


Así, una investigación alemana, publicada en la revista Pharmacoepidemiology and Drug Safety del mes de octubre, revela que "la incidencia de lesiones se incrementa fuertemente con las dosis de antidepresivos, ansiolíticos, hipnóticos y sedantes". Los problemas derivados del uso de estos tratamientos aumentan en personas mayores, sobre todo en mujeres, que a menudo no saben manejarlos, según un análisis de la Universidad Rey Juan Carlos, de Madrid, publicado en el número de octubre de International Psychogeriatry.

Infito